sábado, 23 de enero de 2010

el año K: segunda de trés

Kaiser 

- y él... sabe?
- no me interrumpas! sabes como me irrita ser interrumpido
-bueno, sabe o no sabe?
-no sabe, pero claro que mañana hará un montón de preguntas. no le está gustando nada salir de tanque  lleno. No, no sabe.
- y a él lo que le tiene molesto es salir de tanque lleno!!!
-sí lo tiene! a ti te preocupa ahora el humor del tipo?
-lo que me preocupa es lo irregular del asunto. demasiadas personas saben al respecto.
mira, he hecho esto por años. En los tiempos del Kaiser, ni presisábamos de este tipo de conversaciones.
-bueno, el Kaiser era sí inmune a todo. pero ahora no tenemos Kaiser, es diferente
-mira muchacho, fue él que dejó al Kaiser fuera de juego! entonces quien mierda crees que es ahora el
 Kaiser?
-por favor...
-siiii! él es el Kaiser! y lo que estás haciendo lo haces por mi, por el Kaiser, y sobretodo por ti playboycito de cuarta: ahora vas a hacer la única cosa que sabes hacer, que es obedecerme, y lo vas a hacer bien hecho!


Kart
antes de colocar el casco tuvo que hacer una pausa y hacer de cuenta que miraba una barrera de pneumáticos a su izquierda. un grupo de paparazzis al acecho de su rostro esperaba por una reacción de confusión, un instante de duda. Mantuvo el semblante en lo que creía que era una mueca de confianza, contando hasta 30 para colocar de nuevo el casco.

se había acostumbrado desde el inicio a ocultar su lado izquierdo, desde que al despertar en el hospital advirtió que las enfermeras, los amigos, CEO's italianos, todo mundo; todos estaban atentos a los vendajes en su frente. Hasta el competente cirujano mientras conversaba de cualquier cosa, giraba de manera instantánea para aquella región de su desgracia. inluso el discreto Rob Smedley miró involuntário para aquella maldita marca. ya en el aeropuerto, creyó ver al piloto intentando ver la cicatriz por debajo de sus gafas. llegando al Brasil tuvo que acostumbrarse con los ojos de amigos y periodistas, porque hasta entonces las preguntas ya las tenia bien aprendidas.

Ahora, mientras camina en dirección a su kart, encuentra al buen Michael ya sentado en el suyo, sin colocarse todavia el casco y esbozando aquella sonrisa infantil de siempre. sonríe también y recuerda a su padre, que estaba sentado a su lado en el momento de despertar del coma, todavia aturdido con el olor de los medicamentos. el viejo titônio sonreía infantil y le decía: "gracias a Dios, hijito... lo importante es que estás vivo".

6 comentarios:

  1. Bien, como siempre bien, pero... estoy echando en falta que el Dr. Iriarte hable de su SAUBER. Ya está ahí, bueno tiene que quitarse lo de BMW, pero está ¿como será esta vez?.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. jajajajaja!

    espera a que estemos más cerca de Bahrein, comento mis impresiones

    ResponderEliminar
  3. Grande Xará,


    Para quem ficaria orfão de equipe,no final das contas ficou a Sauber com a grande promessa japonesa,até que não ficou ruim hein?

    abraço

    ResponderEliminar
  4. me encantan tus historias.. creas un mundo de la formula 1 que nadie se imaginarìa.. y me gusta porque uno se pregunta cómo serán los pilotos en su entorno, nosotros solo vemos las carreras, pero ellos tienen una vida como la de nosotros... por lo menos en el dálogo que hiciste de kovalainen con webber, jamás uno se imaginaria oyendo hablar así a webber jajajaj.. y es capaz que sí pero no se sabe.. saludos!

    ResponderEliminar

sinta-sé a vontade de comentar em portugués
comentarios y ideas en español son bienvenidas