lunes, 5 de abril de 2010

El año K: Frank Williams

Abu Dhabi, 30 de noviembre de 2009, 23:00. en algún cuarto de hotel


- no, la velocidade final no es la esperada, pero puede ser el motor con mayor aceleración del grid. además con las autoridades de ojo en el difusor, el modelo que hicimos con la toyota ya no nos es útil. Patrick está trabajando con menos ángulo de ataque y más suspensión. tenemos bastante espacio para la configuración de la suspensión trasera, un punto en el cual esperamos mantenernos competitivos, y con la nueva distribución de peso, la aerodinámica será menos crítica para nosotros, pues tenemos el espacio del eje delantero. Estamos listos para convertirnos en la quinta fuerza del campeonato.
- bueno Frank, que quieres que te diga... es demasiado bueno para ser cierto
- Es verdad, lo es. Pero no en vano llevo 30 años escogiendo a personas en las que confio plenamente, y si ellas me dicen que el motor es una bala, los escucho.
- bien, dime: que te dijeron el año pasado?
- me dijeron que seríamos mejores que los dueños del motor, eso me dijeron.
- si.. confio bastante en que este año tu carro será rápido, lo que me preocupa es que no haya patrocinio suficiente. mira, Itaipava me apoyó en Interlagos, si hubiera un GP en Canada en 2010 creo que también lo harían, porque el horario es la gran disculpa que tienen, y después de lo ocurrido en Malasia, no quieren arriesgarse con atardeceres.
- No te preocupes por dinero! a inicios de año nadie esperaba que ninguno de los dos equipos, ni Brawn ni Williams, acabasen el campeonato! y mira ahora, hemos tenido un campeonato magnífico. Ya tuve tiempos en que me cortaron el teléfono por no pagar la cuenta, y atendía el equipo desde un telefono público. Mira a tu alrededor Rubens! estamos en medio del desierto! en que otro deporte se construye en medio de la nada con centenas de millones de dólares! no puedes perder el foco en medio de tantos periodistas...

en una pausa, ambos personajes pierden la mirada en la oscuridad de los yates más allá de la ventana. Algunos instantes después, el individuo de la silla de ruedas vuelve a hablar

- déjame contarte algo. Cuando en 1993 estaba conversando de este mismo modo con Ayrton, estaba pensando en ti. Hablamos mucho sobre tí ese dia, eras solo un promesa y en esa época ya sabia que tendríamos que tener esta conversación algún dia.
- no necesitas halagarme asi, de veras estoy conmovido por estar aqui conversando. Pero tengo la edad suficiente para saber que no soy Ayrton Senna
- eh! no es algo que pueda decirsele a Hamilton!! juajuajuajuajuajua

luego de reirse un rato, vuelven a quedarse en silencio

- Frank, puedo preguntarte una cosa?
- claro, adelante
-alguna vez se te acabó el optimismo? sabes que en el paddock tu optimismo es motivo de bromas...

Frank hace un pequeño silencio, se acomoda con los brazos en la silla de ruedas y mira al piloto a los ojos...

- mira... el primer dia en el padock después del accidente... no fué fácil. No quería que nadie me fotografiase, estaba confuso, todavia me dolía todo... tuve que confrontar miles de falsas sonrisas de alegria, mientras sabía lo que todos pensaban: que ya era parte del pasado, un paralítico inútil, un numerito del circo. Y sabes? si en ese momento no me hubiera obligado a trabajar duro y pensar en el futuro, hoy realmente sería una anécdota más en este show de gitanos, y no el dueño de nueve campeonatos y cien carreras. No estoy aqui recordarles  el pasado Rubens, estoy aqui para trabajar como el primer dia que enfrenté el sol sobre el asfalto, en 1966. Eso Rubens, es lo que espero que sientas el día que entres a mi nuevo carro.

cuando los gatos maullan, los ratones callan: no dejen de leer la entrevista que Livio Orlichio le hace a Frank Williams, publicada en el GP Series

10 comentarios:

  1. como siempre muy buenas tus entradas.. sobre lo que has comentado en mi entrada del sindrome ese de asperger lo he buscado, y que cosas!! es lo que tiene kimi, jajaja... creo que fue un buen ejemplo para mostrar las caracteristicas de ese sindrome.. saludos!

    ResponderEliminar
  2. Excelente Marcelo. Realmente a gente nem lembra do homem que está na cadeira de rodas. Grande abraço.
    SAVIOMACHADO

    ResponderEliminar
  3. Enquanto Frank Williams estiver no paddock, esse esporte confuso e barulhento ainda terá uma alma... Mereceida homenagem!

    ResponderEliminar
  4. "tuve tiempos en que me cortaron el teléfono por no pagar la cuenta, y atendía el equipo desde un telefono público" xDDDD

    "No estoy aqui [para] recordarles el pasado"
    Fenómeno.

    ResponderEliminar
  5. excepcional Marcelo, um texto maravilhoso, eu que sou fã incondicional de Frank Williams gostei muito, muito mesmo.

    Vida Longa a Sir Frank Williams!

    ResponderEliminar
  6. Grande Luis. Me ha encantado y me has tocado mi fibra sensible, que es el bueno de Frank.

    ResponderEliminar
  7. Deu trabalho ler, mas fiquei encantado.
    Clap, clap, clap...

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Tio Frank é uma exemplo de vida,com tuda sua garra e superação.Portanto Barrichello deveria pensar antes de falar bobagem, ainda que em tom de brincadeira como insiste em reforçar ,mas que no fundo sabemos que retratou muito bem o seu sentimento com o carro da equipe deste velho e bom garagista.

    grande abraço

    O tradutor automático embaralhou todo meu comentário,por isso refiz.

    ResponderEliminar
  10. Olha, Luis: gostei deste teu post, é fantástico saber que, mesmo sendo uma peça de ficção, provavelmente deve ter um paralelo com a realidade. E sem o tio Frank, a Formula 1 seria muito menos colorida. Bem haja aos resistentes e insistentes, pois são a alma desta competição!

    ResponderEliminar

sinta-sé a vontade de comentar em portugués
comentarios y ideas en español son bienvenidas