jueves, 20 de mayo de 2010

en mónaco, en el coliseo, estamos todos corriendo solos


Un circuito es básicamente una metáfora de la vida que nos envuelve. Muchos podrían reclamar que su vida es una etapa de rally, con cosas nuevas apareciendo a cada instante, pero si observásemos con ojos objetivos, veríamos como repetimos las mismas curvas a cada tanto. y si observásemos con ojos todavía más atentos entenderíamos que todas las curvas se repiten.

No por acaso las dos mejores escenas de Ben Hur son sobre carreras. Ben Hur es una película perfecta sobre eso. Parece ser una jornada, pero en realidad es un aprendizaje sobre las mismas cosas. El primer enfrentamieno con Mesala, en el cuartel del recién llegado, se repite en el subterráneo del coliseo, pero Ben Hur ya no es el mismo, ha cambiado. En la largada, el joven Ben Hur es un apasionado que cree que estamos todos corriendo contra todos, un defensor de la paz, pero todavía un confrontador nato. 

Ya en el coliseo, es un entendido de que su contrincante no es su enemigo: es un pobre hombre que va a sentir miedo hasta el último instante de su vida, un miedo paralizante de ser sobrepasado. Y si Ben Hur es una película sobre superación y evolución por medio de la inmersión repetida en las mismas experiencias, es porque es una película sobre un circuito. El circuito que todos estamos recorriendo.

Todo buen piloto sabe que en realidad no estamos corriendo solos. Estamos siempre corriendo contra nosotros mismos. En el circuito vacío, aceleramos contra nuestros miedos, no vemos bien el final de la recta, frenamos tarde, perdemos el trazado, salimos de la curva un poco por fuera y tenemos que tener la humildad de aceptar una pequeña desaceleración antes de retomar, pues el error no importa: una siguiente curva nos espera. Una vuelta después, hemos aprendido... o no.

Un buen piloto está siempre corriendo contra sí mismo, contra el fantasma de su mejor vuelta. A cada esse que enfrenta, puede borrar ese fantasma al inscribir uno nuevo, o someterse a su condena imperdonable. A cada vuelta en Mónaco, el piloto necesita ante todo creer en sí mismo, porque va a ver la calle estrecha llena de rookies, el aire legendario de procesión de carros, los edificios altos, demasiado altos; y puede ser derrotado no por sí mismo, sino por el fantasma de aquellas cosas que no pueden ser.

Me gustó ver a aquel que no puedo nombrar, remontar desde el fondo de la parrilla, creer en sí mismo, llegar a la zona segura de los puntos. Me agradó ver la humildad de Robert Kubica al disculparse por no haber hecho una buena largada, a pesar de que todos sabemos que se comportó como un héroe. Me encantó la alegría de Vettel, festejando a su buen e injusticiado amigo, allí en lo más alto del podio. Pero también ví a un Barrichello que todavia no encuentra su carácter, lanzar el volante al piso apavorado, y a un Michael que a pesar de no haber hecho nada realmente malo, continua persiguiendo el fantasma de lo dudoso. 

¿Quieren saber quien fué para mí el héroe del dia? Jaime Alguersuari, que luego de bajarse del carro, se dedicó a explicarles a los periodistas que el éxito de la carrera fue haber adquirido experiencia. 

6 comentarios:

  1. Como diria Orwell, maravilindo! (em novilíngua da tradução brasileira)

    É um post que me fez voltar à velha oposição entre Parmênides e Heráclito. Pendo para este último: toda vez que o piloto faz a Sainte Devote, ele faz uma curva diferente, ainda que ela tenha mudado muito pouco em relação à volta anterior - temperatura dos pneus, a borracha no asfalto, o peso do carro, e eventualmente algum retardatário. Por isso a experiência é ao mesmo tempo necessária e insuficiente. Na pilotagem e na vida.

    Por acaso, trombei com a questão "contra quem corre o piloto?" num texto que estava lendo para meu TCC. Chama-se "A obra de arte na era de sua reprodutibilidade técnica", um clássico do sociólogo Walter Benjamin. Em 1937, ele falava: ao comparar o ator de cinema com um esportista, ele diz que "O esportista só conhece, num cert sentido, os testes naturais. Ele executa tarefas impstas pela natureza, e não por uma aparelho, salvo os casos excepcionais, como o do atleta Nurmi, de quem se dizia que corria contra o relógio".

    Obviamente, Benjamin não considerava o automobilismo um esporte. Por isso, me dou ao direito de ampliar sua afirmação: o piloto, enquanto esportista, executa os testes impostos pela segunda natureza, que o homem criou, mas há muito não controla (essa eu também tirei de Benjamin) - os testes criados pela natureza técnica.

    ResponderEliminar
  2. Doctor, si les hablas asi a tus pacientes, Prozac dejaria de existir. jejeje

    Mucho se ha mirado a los grandes, pero el que esta avanzando de verdad es Jaime, ya que el nivel de concentracion que necesita Monaco es algo que solo se adquiere compitiendo, tal y como tu lo has descrito.

    Jaime, esta creciendo, se esta haciendo mayor.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Daniel: hasta dá ganas de hacer una segunda parte con el asunto de parminedes. buen aporte

    Hiarbas: peeeerdidooooo!!! me agrdó verte de regreso. el sunto es que los pacientes creen que NO QUIERO darles prozac, la verdad deberian escuchar y dejar de usar drogas, por más legales que sean

    ResponderEliminar
  4. clap clap clap
    grande post, camarada, só tenho que apludir com sua analogia entre a vida e um cricuito. Sempre comeptimos contra nós mesmos.
    parabéns!

    ResponderEliminar
  5. valeu marcão,é isso mesmo, a gente só pode medir o sucesso de forma pessoal

    ResponderEliminar
  6. Doctor,

    Vamos por aí!!!...Não visita mais os pobres??...Ou o Gasbol esplodiu por ai??

    abraço e se cuida!!!

    ResponderEliminar

sinta-sé a vontade de comentar em portugués
comentarios y ideas en español son bienvenidas