martes, 29 de marzo de 2011

porque en el cielo no hay motor - parte 2: nostalgias del futuro

Una entrada, dos entradas, un, dos ,tres entradas!

Hay una imagen que me persigue.
Un adolescente hindú, que no sabe lo que es crecer con la pobreza de sus padres, se estira ocioso en un sofá confortable. Mientras espera que inicie el GP de madrugada, navega, twita y mira vimeos antiguos sobre Ascari.


Hace un tiempo, cuando nos preguntaban qué le veíamos a la F1, saltábamos en notas, ítems, y números, batallas. Éramos eufóricos, Histriónicos.... 
Hace un otro tiempo que, les confieso, no sé que decir. Prefiero suponer, conspiratório, que no estamos entendiendo el camino que las ímágenes han tomado. Que estamos viendo el bosque mientras buscamos al árbol. Que el KERS es el futuro, y las carreras del mañana serán con lluvia artificial y medallas. Al final de cuentas, algunos billones de Euros siempre tienen la razón.


Pero hay una cosa que sé. Cuando comienza ese ruido estruendoso, el micrófono está al mínimo. Un ruido intenso, un ruido anciano, como un rinoceronte polvoriento que escupe antes de embestir. Invade las retinas ese ruido. Late.


Hace 50 años que escuchamos ese ruido. En mónaco, los árboles y los edificios crecieron en las fotos. En los garages sagrados de Anderstorp las cucarachas son sordas, y los murciélagos no duermen allí por miedo. El gramado de ímola no puede ser cortado sino con palas de acero. Era el ruído del futuro, y todos lo escuchaban como el himno de la más grande nación. La nación de los apasionados por el mañana. La patria de los adictos a gasolina.


Y creo que es por eso que seguimos madrugando para prender la Tv y bostezar antes que la trasmisión empieze. Porque amamos esa pintura del futuro de habichuelas mágicas que nos vendieron, ese maravilloso y marciano paisaje de determinación y coraje. Mecánicos al acecho con airguns en mano, comandantes comandando desde su muro de botones. Banderas, multitudes, sol radiante.


Bien, no es el ruido del futuro... pero me agrada.

6 comentarios:

  1. Doctor,

    O homem tem obsessão pelo futuro...mas a melhor forma de predizer o futuro é construir-lo!!! Ou não?
    Abraço do giglio!

    ResponderEliminar
  2. que bonito.. aunque llevo poco viendo la f1, espero decir en el futuro como han cambiado los tiemposs!! asi que espero ver esta f1 muchos años mas..

    ResponderEliminar
  3. Xará,

    Se pudesse entrava numa capsula do tempo e voltaria alguns anos...

    abs

    ResponderEliminar
  4. Giglio: que lindo ditado! deixa eu adivinhar, aprendeu no tibet! kkkk
    fica na minha coleção de sabeduría oriental

    SILf: no será la misma, pero al final, adoraremos este circo de locos que nos roba las retinas!

    Xará: cara eu fazia a minha mulher voltar uns anos! não é mais conveniente? kkkkk

    ResponderEliminar
  5. Un tipo encuentra una lámpara dorada; la frota y sale un genio: "pídeme un deseo".
    El tipo, que ya pasa de los cincuenta, mira a su mujer de su misma edad: "quiero una mujer que tenga treinta años menos que yo".
    Una nube mágica envolvió la habitación y cuando se desvaneció el tipo descubrió que tenía ochenta años ¡y una mujer treinta años más joven que él!.
    A veces hay que tener cuidado con lo que se pide, no sea que se conceda.

    ResponderEliminar
  6. já!
    es verdad. no te preocupes, esto tiene un guión maestro. ya verás que en la tercera parte la cosa no es solo de pedir

    ResponderEliminar

sinta-sé a vontade de comentar em portugués
comentarios y ideas en español son bienvenidas