miércoles, 13 de abril de 2011

Koba-Mito

aqui comienza...
El primero de septiembre de 2010, encuanto Ben collins ganaba frente a la BBC el derecho de sentarse en un carro sin usar un casco, un otro proceso reclamando revelar identidad tomaba lugar en París. Se trataba de Markus Neubauer, piloto alemán de 35 años. Y de esta vez, el juez le dijo que no. Es poco lo que sabemos del oscuro Markus, pero sin duda ha sido peón en una de las jugadas más arriesgadas y bizarras de la historia de esta ya bizarra y arriesgada categoria deportiva. 

Neubauer, original de Bonn, había participado en fórmulas menores, corrido en el Asia series, y finalmente había ganado su destino: pero a Bernie le parecía que otro alemán era demasiado para  la F1 y tenía, como siempre, un plan. Durante los últimos meses de 2008 había estado tratando de poner en el paddock otro japonés, sin demasiado suceso, porque las montadoras niponas, ya de salida, no deseaban causar otro desánimo a sus compradores de la isla. Pero Bernie tenía un plan (viejo maléfico), y todos sabemos de qué se trata. Ante la insistencia escogieron a Kobayashi, un inocente piloto de kart que no andaba muy bien en categorías intermedias, pero que tenía una sonrissa por demás de japonesa.


Claro, todo eso son rumores, circulando en foros virtuales italianos. Que el test que Rossi hizo en 2008 era en realidad Neubauer con el casco del sol amarillo. Que los japoneses entendieron la oferta tarde, que Bernie le ofreció a la mujer de Neubauer cuatro millones de Euros para que deje de llamarlo... para mediados de 2009, mientras Markus sudaba dentro del cockpit de la DAMS para ganar el campeonato de GP2, Koba esperaba en la estera eléctrica para llegar al podio exhausto. Y no se saludaban sino en las reuniones secretas en el motorhome de la FIA, cuando se diseñaba la figura del fenómeno japonés en ascenso.


Era todo una historia de cuentos de hadas, con dos hombres miserables que no podían mirarse a la cara, ganando en la GP2 y atracándose de Rivotril por las noches, hasta el fatídico día de 4 de octubre de 2009. durante la clasificatoria, cuando Timo Glock se lesiona. Bernie se dirige presuroso a comprobar que todo marchaba bien en los boxes de Toyota:

-bueno, que esperas, donde está el alemán ese...
-el alemán no está! el alemán no está!!!
(en esos momentos Neubauer danzaba tango con Vodka, desnudo y con una fotógrafa romena en un motel barato...)
- Como que no esta? no es el piloto de testes?
- no esta!!! el tipo desapareció ayer y nadie lo encuentra!! que hacemos, que hacemos!
-pero... no es tu piloto de testes? 650 millones de dólares y pierden el paradero de un piloto de testes?

El ingeniero intenta mirar al cielo, pero el odio y el stress son más fuertes, y confronta al viejo con las manos en la cintura.


Bernie siente el nudo en el estómago creciendo, la visión le tiembla un poco. Agitado, levanta la cabeza lentamente y mira a los ojos al ingeniero:

-pon al japonés!
-Al japones? pe...pero, al japonés de fachada?
-sí al maldito japonés, corría bien en el kart! - se dá la vuelta y se aleja sin esperar la respuesta del toyota.

10 de octubre de 2011, frente a un viejo televisor en Bombay, doritos, y cerveza, un viejo alemán que ha perdido un juicio se sienta a ver la carrera. Cuando Kobayashi enfrenta a Schumacher sin dar un metro de plazo, el alemán sonrríe... "eh! bernie, quien precisa otro alemán en la F1!"

Moraleja: nada acredita un ítem más a ser japonés que la capacidad de asombrarnos detrás de un disfraz inocente. Si hay algo que define a "lo japonés" es el modo de superar nuestra capacidad de sorpresa, de crear un mito: el Koba-mito.

5 comentarios:

  1. buena historia, como sea que haya llegado,, kobayashi es grande, y lo será por siempre, y si llega a un equipo grande (que debe llegar) va a demostrar que el desde abajo era bueno, no como algunos,.. saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Pois então está criado o Koba Mito.

    ResponderEliminar
  3. Xará,

    Pois é, veja só como são as coisas.
    A Honda foi embora justamente quando o carro era bom, os louros ficaram com Brawm.
    A Toyota bateu em retirada quando surgia um verdadeiro mito, perdeu uma chance de ouro com um piloto sensacional!

    Tem certeza mesmo que ele é japones?


    abs

    ResponderEliminar
  4. ¡Koba-Mito! Que grande eres Luis. Lo que es cierto es que Kobayashi ha llegado sin hacer ruido, y parece que para quedarse.

    Preciosos tus textos, como siempre ;)

    saludos

    ResponderEliminar
  5. Qué bueno! xDDD

    No lo había podido leer hasta ahora... grandioso! jajajaja Koba-mito-Stig

    saludos :)

    ResponderEliminar

sinta-sé a vontade de comentar em portugués
comentarios y ideas en español son bienvenidas