martes, 25 de agosto de 2009

pilotos nacen del mismo modo que paises.

En algún lugar leí que el modo en que un país se forma dice mucho que la imagen que sus habitantes tienen de él. así el Brasil nació imperio, y sus habitantes lo sienten predestinado a ser grande. mi querida Bolivia, por otro lado, fué el resultado de insoportables abusos y situaciones que no le permitieron hacer parte de ningún vecino. los Bolivianos se sentirán siempre fuera de lugar, sin rumbo, y predestinados a la precariedad.

pues bien, Rubens Barrichello es el piloto a la sombra. en el momento de entrar a la F1, el Brasil estaba en lo más alto de todos los podios. el mítico Ayrton Senna, que en 1993 ganaba todas, era el rey absoluto de la categoria. y claro , al igual que muchos españoles en el momento, habia un montón de Brasileros con la esperanza de seguirle los pasos. es en esa euforia ahora nostálgica que nuestro querido Rubens entró al circo. a al sombra de nada menos que Ayrton Senna.

cada vez que pregunto, siempre a la caza, si alguna persona sigue la Fórmual uno tengo la misma respuesta: desde la Muerte de Ayrton ya no veo las carreras.... se nota aquí en el Brasil, una cicatriz dolorosa y peligrosa por la muerte de quien era un idolo absoluto, un lider y ejemplo para el ciudadano de hasta el más alejado espacio de este país. Sobre cuatro ruedas, Brasil es un país de luto, y la carroza negra del funeral del semidios con la interminable muchedumbre todavia es una imagen viva. y marcada en la visera de cada casco de piloto.

una imagen de funeral presidencial en el overol también de Rubens Barrichello

claro, el pecado de Rubens es no ser Ayrton Senna. no se sorprendan mis lectores españoles, pues esa misma insatisfacción les llegará el dia del retiro de Fernando Alonso. no encontrarán agua para calmar esa sed. luego de Alonso, no habrán otros Alonsos.

Y todavia estamos hablando de un piloto (todavia estamos hablando de Rubens?) que llora y discute todos sus fracasos. un piloto que podía simplemente haberse quedado callado cuando le tocó estar a la sombra de Michael Schumacher, el idolo más grande de Ferrari, el dueño absoluto de Maranello. pero no, no se quedó calladao, no aceptó dejar el lugar para el gringo, y el resultado fué una larga y dolorosa humillación. no creo que ningún otro piloto hubiera podido tener otra posición que de escudero en los años Schumacher. pero Rubens fué el único que sintió eso como injusto.

ahora, luego de miles de años, el viejo rubens cruza la meta. lo hace con el respeto de mecánicos y periodistas que lo conocen sobretodo por estadísticas, que estaban en la universidad cuando el brasilero tenia un montón de cabello y ganaba grandes premios. es como volver 10 años en el tiempo. pero el único que discute este desfase es rubens, que samba de nuevo y siente la merecida victoria. no se siente viejo demás, bebe su champagne y salta.

este domingo hizo bien su trabajo. vamos a callar los chistes hasta que llegue spa.

14 comentarios:

  1. Me he quedado sin palabras tras ver ese peinado jejeje

    Una cosa no se le puede negar y es que el tio no se rinde nunca

    ResponderEliminar
  2. uau...

    hoje é só texto bom... Acabei de passar pelos blogs do Daniel Medice e do Daniel Gomes e fiquei maravilhado. Aí, passo por aqui e vejo esse paralelo incrível. Concordo com vc, Luís. E o pior de tudo, é que o Barrichello assumiu a responsabilidade com uma série de atitudes. Em Interlagos ficava claro isso.

    ResponderEliminar
  3. Excelente texto realmente. E concordo com o Felipão: Barrichello durante muitas vezes assumiu a responsabilidade de ser o "substituto" de Senna.
    Hoje, as pessoas não ligam se ele ganha ou fica em segundo (para mi, ser vice-campeão é muito digno também). Porque elas têm a sombra de um gênio chamado Ayrton Senna e querem que o Rubens seja igual a ele.
    Gosto do Barrichello, acho ele é um bom piloto. Mas não é genial. Porém, acho exageradas as críticas.
    No futebol, Ronaldinho Gaúcho não foi gênio como Pelé, mas nem por isso não deixou de ser craque...

    ResponderEliminar
  4. Te ha quedado un excelente artículo, de lo mejor que te he leído. Pero, con tu permiso, un españolito como yo, quiere reivindicar la figura de un brasileño. Un chico flaco, con huellas de viruela en la cara y melena, que fue dos veces campeón del mundo, se llama Emerson Fittipaldi.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Por cierto, la foto de tu artículo ¡¡¡GENIAL!!!

    ResponderEliminar
  6. Os estudos sociológicos brasileiros são bastante ricos. A ideia de deslocamento está sempre presente na definição do povo... Acho que esse "querer ser grande" que você coloca e estar deslocado são traços que Rubens pode incorporar.

    Senna ocasionou um trauma no Brasil não por causa da Rede Globoou do marketing, mas porque ele vencia em um período bastante duro no país, em que os brasileiros se sentiam desamparados e frágeis. Rubinho desenvolveu sua carreira com um crescimento econômico, o que talvez tenha 'descolado' o automobilismo das projeções brasileiras... Não sem mágoas, porém.

    ResponderEliminar
  7. Fala aí meu doutor!!
    Quanto tempo!!
    Fantástico seu texto meu velho.
    Realmente Rubens vive um momento muito diferente dos antigos tempos da Fórmula 1. Embora ele seja um piloto que é do tipo antigo, brigão, que fala sem papas na língua é um grande vencedor.
    Grande abraço!!

    SAVIOMACHADO

    ResponderEliminar
  8. Grande texto, Dr Luis Marcelo!!
    O Barrichello sempre foi visto como aquele que iria substituir Senna. Mas o grande motivo para as criticas a Rubinho foi o perído de Ferrari. Ali ele tinha que ter chutado o balde e saido fora. Essa mancha ele acabará carregando talvez para sempre.

    Abraço!

    Leandro Montianele

    ResponderEliminar
  9. Qué post tan bueno, y qué historia tan grande.

    Sé que es un post para Rubens, pero como tú mismo dices, ningún piloto de F1 brasileño (dentro y fuera de Brasil) podrá vivir sin la sombra de Ayrton por encima de su cabeza.

    Recuerdo a toda la selección de Brasil en el mundial del 94 abrazada después de haber ganado la final.

    Ayrton no era sólo un ídolo por pilotar. También era un ídolo por todo lo que hacía fuera de las pistas, y hoy en día ningún piloto podría llegarle ni a la suela de los zapatos.

    Grande Ayrton, Grande Rubens.

    http://img205.imageshack.us/img205/3913/senna10zv8.jpg

    ResponderEliminar
  10. Dices que en Brasil mucha gente dejó de ver la F1 tras la muerte de Senna. A nivel mundial la audiencia subió como la espuma desués de Imola 94 porque la gente percibió otra vez la F1 como un deporte peligroso.

    ResponderEliminar
  11. O problema não foi terem dito que o Barrichello era substituto do Senna em termos de continuação.
    Mas em qualidade, e o pior, o bestão acredita nisto até hoje...

    ResponderEliminar
  12. Barrichello resolveruassumir mais do que podia e deu nisso. austria 2002 ficou marcado e todos se voltaram contra ele.

    ResponderEliminar
  13. Gran post.

    Me alegro por Rubens, que celebró su victoria como si fuera un debutante. Sigue amando la F1, a pesar de la etiqueta de escudero que le dejó Schumacher y la de eterna promesa a la que le relegó Ayrton.

    Bravo por el, necesitaba la victoria.

    Saludos.

    ResponderEliminar

sinta-sé a vontade de comentar em portugués
comentarios y ideas en español son bienvenidas